Dentro de la serie «Miradas cruzadas», la pinacoteca reúne, a partir del sábado, trece obras de artistas como Palma el Viejo, Piero di Cosimo o Chagall

 

 

«La Virgen y el Niño con santos y un donante», de Palma el Viejo
«La Virgen y el Niño con santos y un donante», de Palma el Viejo – MUSEO THYSSEN

 

 

El homenaje que ángeles, reyes, pastores y donantes rinden a Jesús y a la Virgen es el hilo conductor de una nueva edición de la serie «Miradas cruzadas», que se abre al público este sábado, coincidiendo con las fiestas navideñas. Bajo el título «Adoraciones en las Colecciones del Museo Thyssen-Bornemisza» y comisariada por Mar Borobia, jefe del Área de Pintura Antigua del Museo Thyssen-Bornemisza, la instalación reúne trece obras de artistas como Luca di Tommè, Jacques Daret, Fra Bartolomeo o Marc Chagall, que escenifican tanto episodios de los Evangelios como devociones privadas a María y el Niño. El montaje se ha instalado en el balcón mirador de la primera planta del museo y estará abierto hasta el 14 de febrero de 2016, con acceso gratuito desde el hall central.

«La Virgen de la aldea», de Chagall
«La Virgen de la aldea», de Chagall– MUSEO THYSSEN

Sólo san Mateo y san Lucas describen en sus escritos episodios como el Nacimiento de Jesús o las Adoraciones de los pastores y los Reyes Magos, por lo que los artistas tuvieron que recurrir a otras narraciones más ricas en detalles para documentar sus obras, como los Evangelios Apócrifos, las Revelaciones de santa Brígida de Suecia, la Leyenda dorada de Santiago de la Vorágine y los autos sacramentales del teatro religioso.

En las trece obras seleccionadas, todas ellas procedentes de las Colecciones Thyssen, destaca la presencia de ángeles, cuyo papel será distinto en cada uno de los pasajes representados, y puede reconocerse la inspiración de estos textos en aspectos concretos como la posición de la Virgen, las vestimentas o la representación de las comadronas, entre otros.

Así, en «La Adoración del Niño», de Jacques Daret, la Virgen se encuentra de rodillas, del Niño emana luz y san José porta una candela, referencias que tienen su origen en la visión de santa Brígida. A los Apócrifos se debe la representación de las comadronas, la crédula y la incrédula, cuya presencia refuerza el aspecto sobrenatural del nacimiento de Cristo y la virginidad de la madre, y los trajes, especialmente el de Salomé, se inspiran en los que llevaban los actores en los autos sacramentales.

«La Adoración del Niño», de Jacques Daret
«La Adoración del Niño», de Jacques Daret– MUSEO THYSSEN

Los ángeles, mensajeros de Dios, aparecen en casi todas las obras, en unas ocasiones alabando al recién nacido con sus oraciones, entonando cánticos o tocando instrumentos musicales y en otras, anunciando su llegada a los pastores o guiando a los Reyes Magos. Así lo vemos en las obras de Bruyn el Viejo, Piero di Cosimo o Sébastien de Bourdon.

En varias composiciones, los ángeles portan objetos simbólicos para recordar la Pasión que tendrá que afrontar el Mesías, como en la tabla de Giovanni di Paolo, que introduce el paño de pureza de la Crucifixión sostenido por un ángel, o en el óleo delMaestro de la Leyenda de Santa Úrsula, en el que aparece simbolizado por clavel.

Por último, la alabanza y veneración de la Virgen y el Niño, así como el papel de María como intercesora de Dios ante los hombres, son temas reconocibles en las obras de Palma el Viejo y Jan van Scorel, en las que se muestran donantes en actitud piadosa.

Fuente: ABC

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>