• Cinco grandes pinacotecas alemanas han coincidido (sin que nadie las coordinara) en dedicar sus grandes exposiciones del curso a artistas españoles

'San Francisco en meditación', de Zurbarán (hacia...

Los primeros intelectuales que pusieron de moda el arte español en Alemania fueron los hermanos Schlegel, filólogos de finales del XVIII que participaron en la acuñación del concepto de nuestro Siglo de Oro. Desde entonces hasta ahora, la imagen del arte español en Alemania ha ido sufriendo «altibajos anticíclicos», como se escuchó ayer en la Embajada de España en Berlín. Cuanto más bajo caen nuestra política y nuestra economía, cuanto más crítica es la imagen que nos forjamos de nosotros mismos, más parece elevarse el genio español y más apreciado resulta por parte de nuestros amigos alemanes. Y en estos momentos, ese aprecio está a punto de explotar en forma de fuegos artificiales. Los responsables de tal acontecimiento son cinco grandes pinacotecas alemanas que, sin coordinación previa, han programado cinco espectaculares exposiciones de pintores españoles que harán de 2016 el año español en Alemania.

La primera apertura será la del Museo Kunstpalast de Düsselldorf, en octubre de 2015 y hasta bien entrado 2016, que presentará por primera vez en Alemania la obra del aquí todavía relativamente desconocido Francisco de Zurbarán. Cuenta para ello con una joya de su colección restaurada para la ocasión, el San Francisco de Asís en meditación de 1640, de un valor extraordinario para Alemania ya que es una de las únicas cinco pinturas auténticas de Zurbarán pertenecientes a sus colecciones públicas.

El director del museo, Beat Wismer, destaca la influencia de Zurbarán en los modernos como principal justificación de la muestra, con cerca de 70 obras que proceden del Thyssen-Bornemisza de Madrid, junto a cesiones de El Prado, el Museum of Art de Nueva York y la pinacoteca de Múnich. «Algunas de las piezas que expondremos no se han exhibido apenas, ni siquiera en España, y son estreno absoluto en Alemania«, presumía Wismer.

Wismer ya invirtió cuatro años de trabajo en organizar el primer viaje a Alemania de obras significativas de El Greco. Seguramente el éxito de aquella exposición, a la que en 2012 acudieron 180.000 visitantes, ha animado al resto de directores a rendir sus programas al genio español, pero el hecho de que no se hayan coordinado conscientemente demuestra que una inquietud por nuestro arte flota en el aire alemán.

«El Siglo de Oro del arte español será nuestro punto álgido en la próxima temporada», reconoció Michael Eisenhauer, director general de los Museos Nacionales de Berlín, sobre la panorámica que mostrará la Gemäldegalerie de Berlín y que posteriormente viajará a la Kunsthalle de Múnich. Para ella ha conseguido incluso pasos de Semana Santa de Valladolid de Gregorio Fernández que nunca hasta ahora habían sido prestados.

Más conocidos para el público alemán son Miró y Picasso, a cargo del Bucerius Kunst de Hamburgo, al menos en comparación con Sorolla, en la Kunsthalle de Múnich de marzo a julio de 2016. «Los españoles tienen el privilegio de conocer su fascinante obra, muy celebrada en París o en EE.UU. Ahora, por fin, nos llega el turno a los alemanes», ironizó Roger Diederen, director del museo muniqués.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.