El profesor Juarranz publica Guernica. La obra maestra desconocida un libro que recoge catorce años de su investigación de la obra de Picasso.

 

 

El profesor José María Juarranz publica Guernica. La obra maestra desconocida, un libro que recoge catorce años de su investigación en torno al cuadro pintado por Picasso, en el que cuestiona que tenga relación con el bombardeo que sufrió la ciudad vasca durante la Guerra Civil, tal y como supone la tesis original defendida por el propio autor.

“Fue una decisión oportunista y, quien conozca la vida y obra de Picasso, sabrá que primero está él, luego él y por último él”, defendió en rueda de prensa Juarranz, quien justifica el origen y el motivo del cuadro únicamente en hechos autobiográficos, “al igual que el resto de su obra pintada”.

“Picasso nunca estuvo en Guernica y el bombardeo no le afectó personalmente ni le importaba. Lo que pasa es que el cuadro iba dirigido a un pabellón de propaganda política y ahí no puedes presentar tu vida: el título fue un trampantojo del cuadro“, señaló, tras adjudicar el origen del título a una visita de amigos –entre ellos el poeta Paul Eluard–, uno de los cuales exclamó “Guernica” cuando vio el cuadro que estaba pintando.

Por el contrario, Juarranz explica en su libro –editado a color por la galería Rodrigo Juarranz con más de 260 fotografías– que el cuadro desde un primer momento tiene el objetivo de “sintetizar momentos clave” de la vida del pintor malagueño: desde el terremoto registrado en Málaga durante su infancia, hasta llegar a su conflicto matrimonial durante los años 30, pasando por el suicidio de su amigo Carlos Casagemas en su juventud.

Para respaldar su teoría, el investigador ha analizado las figuras más emblemáticas del cuadro y las ha comparado con obras anteriores del autor. Por ejemplo, para Juarranz no hay duda de que el toro representa al propio Picasso, al igual que en otros dibujos donde los juntaba con un caballo y que le servían para reflejar la relación con su esposa Olga Koklova.

“A las mujeres que jugaban un papel importante en su vida siempre las representaba con un caballo, y en este momento justo se estaban divorciando por su relación con Marie Thérèsse Walter”, señaló el profesor, quien recordó cómo Picasso ya retrató en ocasiones a Koklova como un caballo en postura amorosa –en su primera época de casados– y luego fue evolucionando a un caballo más agresivo o incluso ridículo, en uno de sus últimas obras.

En cuanto a la mujer que porta una lámpara, para Juarranz no hay dudas de que se trata de la madre del artista, y para ello recupera tanto un retrato de ella realizado por el autor como la escultura de La dama oferente, con el brazo en la misma posición que la de la pintura –y una de las piezas que descansa sobre la tumba de Picasso–. “Ningún estudioso ha dado una buena interpretación a esta figura, llegando a hablar de la República o Dora Maar”, apuntó.

Para hablar del guerrero que yace en el Guernica, Juarranz ha reiterado que los bocetos previos al cuadro –en los que se aprecia cómo es una figura con sangre en la cabeza–apuntan a que se trata de su amigo fallecido Casagemas. Éste estaba enamorado de una mujer y no era correspondido (debido en parte a una impotencia sexual que para el investigador también aparece en el cuadro a través de la espada rota) y por ello se suicidó.

“¿Dónde se puede encontrar en el Guernica un elemento relacionado con el bombardeo? No hay aviones ni bombas y por ello, bajo mi tesis no es un cuadro antibelicista. Es verdad que el que sea autobiográfica no es excluyente de lo otro, pero a Picasso no le importó nada de lo que ocurrió en España –con el levantamiento del 18 de julio se fue de vacaciones al sur de Francia–”, concluyó.

 

LD /Europa Press

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>