La famosa Joven de la perla (1665), del pintor holandés Johannes Vermeer, se somete  a una minuciosa radiografía en el Museo Mauritshuis de La Haya, el primer examen científico en los últimos 25 años que busca sacar a la luz sus misterios recónditos. Este trabajo científico busca especialmente «investigar el lienzo, los pigmentos y el aceite» que utilizó el maestro holandés en 1665.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.