La figura del padre de la anatomía moderna también es glosada en una novela histórica de intriga, «El secreto de Vesalio»

La figura de Andrés Vesalio (1514-1564) es fundamental dentro de la historia de la Medicina. Ya en su época, su fama era tal que entre sus pacientes se encontraba el hombre más poderoso del planeta: curó a Carlos V de la sífiles, le detectó las caries y le trató de malaria y gota. Además, salvó al hijo de Felipe II, don Carlos, de una muerte casi segura tras golpearse la cabeza. Ahora le llega el homenaje en forma de una exposición que se ha inaugurado hoy en Bruselas, su ciudad natal, y de una novela histórica que se publicará la semana que viene en la que es él, o más bien su obra, es protagonista, «El secreto de Vesalio», cuyo autor es Jordi Llobregat.

El principal objetivo de este eminente doctor fue corregir los muchos errores de la medicina antigua, lo que le valió, además de muchos éxitos, otro tanto de la animadversidad de sus colegas. Por ejemplo, «en el siglo XVI se creía que un exceso de humor era la causa de problemas arteriales», explicó hoy a Efe Thierry Appelboom, comisario de la exposición «Vesalio, médico de Carlos V».

La muestra estará abierta hasta el 30 de agosto en el Palacio de Coudenberg, y hace un repaso por la Medicina de la antigüedad, los descubrimientos científicos del Renacimiento, las pócimas árabes, las enfermedades de Carlos V y los éxitos de Vesalio.

Le interesó mucho la circulación, «pues Aristóteles decía que los sentimientos nacen en el corazón» aunque estos procedan en realidad del cerebro, indica Appelboom. «Por eso en francés decimos»J’ai mal au coeur» (me duele el corazón) cuando estamos tristes», relata el también director del museo de la Medicina de Bruselas.

Pero no fue un problema de corazón sino una fractura de la parte derecha del cráneo lo que estuvo a punto de costarle la vida al jovencísimo don Carlos, hijo de Felipe II. El Monarca llamó a Vesalio, ya nombrado médico de la Corona española, para que se desplazase a Madrid con urgencia: su hijo de 16 años se había golpeado la cabeza con una puerta y no despertaba. «Don Carlos quedó inconsciente, pero Vesalio consiguió evacuar la sangre del cráneo y gracias a ello sobrevivió», explica Appelboom.

Padre de la anatomía moderna, Vesalio se atrevió con las disecciones y las autopsias en una época en la que estaban muy mal vistas. «Estuvieron prohibidas durante mucho tiempo pero finalmente se permitieron porque había muchos envenenamientos. La gente moría y nadie sabía de qué», explica Appelboom.

Pese a su mala prensa, en aquella época se pensaba que las autopsias permitían ver «si había signos de divinidad en el interior de personas con comportamientos muy religiosos». Era una manera de averiguar«si había señales de Cristo en el corazón y por eso se autorizaron», argumenta el comisario de la exposición.

La muestra de Vesalio se enmarca en el festival bruselense «Carolus V», que pretende destacar el patrimonio histórico y cultural europeo en la época del Renacimiento con numerosas actividades.

En cuanto a la novela, debut en el género de Jordi Llobregat, se trata de un thriller situado en la Barcelona de finales del siglo XIX, en el que todo gira en torno a un libro perdido de Vesalio que puede revolucionar el conocimiento científico, en el que parece interesado un asesino en serie. Un relato lleno de intrigas con las enseñanzas de un gran médico de fondo. Los derechos de esta obra publicada por Destino ya han sido vendidos a 18 países antes incluso de su aparición en España.

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.